Fisioterapia Integrativa (visión holística)

 

Nuestra salud se compone de diferentes elementos que no funcionan de forma independiente. De esta forma entendemos que nuestro cuerpo no funciona separado de nuestra mente o de nuestras emociones, sino que justo al contrario, todas influyen sobre el estado de las demás.

De esta forma nuestro cuerpo físico puede manifiestar dolores cuyo origen puede estar en una alteración de nuestra microbiota que a su vez se verá alterada por nuestras emociones negativas y a menudo disparadas, por no comer adecuadamente o por no tener suficiente vitamina D (por poner un ejemplo).

¿Quién no ha sentido un dolor de estómago después de una discusión o un repentino dolor de cabeza después de una comida muy copiosa? Esos son ejemplos puntuales que una vez corregido el motivo original hace que el síntoma desaparezca, pero a nivel crónico, cuando tenemos problemas de salud mantenidos en el tiempo, el organismo funciona de la misma manera (un trauma no resuelto puede llegar a generar problemas crónicos o incluso enfermedades autoinmunes). Todo tiene que ver con todo.

En nuestro centro tenemos la opción de poder valorar tu estado global de salud para determinar el origen de tus problemas y poder poner así manos a la obra para cambiar esa realidad. Algunas de las técnicas que empleamos las puedes ver más abajo.

Debemos dejar de creer que nuestra salud depende totalmente de elementos externos, de diagnósticos médicos, etiquetas, medicamentos (que en ocasiones claro que son necesarios) y volver a retomar las riendas de nuestro cuerpo y de la totalidad que somos.

Debemos recuperar nuestra responsabilidad individual hacia nosotros mismos, aunque el problema es que no nos han enseñado cómo hacerlo. En eso consiste la Terapia Holística, en enseñarte cómo debes hacer para actuar con todo lo que esté en tu mano y a tu alcance para volver a tu estado óptimo de bienestar y salud (física, mental, energética y espiritual). 

Tu decides hasta dónde quieres llegar :)

Flores de Bach, Fitoterapia, Acupuntura, Tapping o EFT, etc.
Indagación compasiva (descubrir el trauma o bloqueo emocional)
Respiración y meditación conscientes (Neurociencia de la Meditación)
Terapia corporal: Focusing, movimiento consciente, terapia miofascial, liberación somatoemocional, etc