IOSTEOPATÍA

La osteopatía es un medio de curación natural. Es un acercamiento al diagnóstico terapéutico manual de las disfunciones de la movilidad de las articulaciones y los tejidos en general, en lo que concierne a su participación en las enfermedades.

 

ES IMPORTANTE ASEGURARSE DE QUE ES UN FISIOTERAPEUTA Y OSTEÓPATA PROFESIONAL EL QUE TRATA TODAS ESTAS DOLENCIAS PARA EVITAR PERJUDICAR NUESTRO ORGANISMO EN LUGAR DE LLEVARLO HACIA EL EQUILIBRIO.

El Osteópata

El osteópata es quien manipulando el sistema músculo-esquelético, busca conocer si el sistema de articulaciones y músculos están bien alineados y si funcionan correctamente o si, por el contrario, un accidente, malas posiciones o el estrés piscológico lo han alterado. Por ejemplo, un espasmo muscular o un aumento exagerado de las curvas del raquis podrían afectar a la actividad nerviosa o flujo de la sangre. El desequilibrio creado puede producir una enfermedad a más o menos largo plazo

¿Cuándo consultar a un Osteópata?
  • Para prevenir y conservar un estado de salud correcto.

  • Secuelas tras un accidente o traumatismo.

  • Tortícolis, cervicalgias, lumbalgias crónicas o agudas, dorsalgias.

  • Dolores o síntomas en la cabeza o cara: cefaleas, migrañas, dolores oculares, vértigos, neurálgias faciales, parálisis faciales, etc.

  • Dolores en los miembros superiores: hombro, codo, antebrazo o mano-muñeca.

  • Dolores abdominales, torácicos o pélvicos: problemas digestivos, dolores menstruales.

  • Dolores en los miembros inferiores: Cadera, rodilla, tobillo, ciáticas, cruralgias, tendinitis, esguinces, etc.

Cómo funciona una sesión de osteopatía

Durante la primera sesión se establece un diagnóstico y el tratamiento será establecido en función de cada paciente y sus necesidades.

El tratamiento incluye varias consultas cuyo número y frecuencia varían en función de los distintos factores a estudiar (edad, estado general, cronicidad de la lesión, modo de vida, etc). Y se alejarán en el tiempo a medida que el estado del paciente mejora.

Después de la sesión 

Existe una reacción fisiológica (normal) que puede darse durante los dos o tres días después del tratamiento. Generalmente suele ir acompañada de dolor (tipo agujetas), sensación de cansancio, fatiga, incluso febrícula, por lo que se recomienda reposo articular durante esos días.

 

 

© 2013 by Centro Alaya. All rights reserved.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now